Haz un altar

Los altares son centros de contemplación espiritual, y son factibles en cualquier sitio.; un espacio donde colocar objetos especiales; también puede contener velas, imágenes, figuras o símbolos que representan a una deidad, elemento natural o fase de la luna con la que se tenga afinidad.

Algunos magos se decantan por colocar una mesa en el centro del círculo, y otros en el norte, punto cardinal sagrado para los paganos. Este tipo de altar se monta para un cierto trabajo, y luego se desmantela, guardando los objetos. Lo que incluyas es personal, pero hay ciertas reglas.

Durante el trabajo en el círculo es general representar los cinco elementos sagrados en el altar. El incienso representa el aire; un “athame” (cuchillo de bruja), una vela o lámpara de aceite representan el fuego; una copa representa el agua; y un tentáculo (estrella de cinco puntas) tallado en piedra o madera representa la tierra. La cuerda mágica o medida (cuerdas que miden la altura exacta y el contorno del corazón y la cabeza) representa el espíritu.

Cualquier otro símbolo de los elementos resulta válido también: una pluma para el aire, una llama de cualquier clase para el fuego, una concha para el agua, una planta en maceta para la tierra y un cristal para el espíritu. Los símbolos del sol y de la luna son muy frecuentes también; los símbolos planetarios o el zodiaco también son populares; los dioses son representados en imágenes enmarcadas, pequeñas estatuas o en forma de tótem. También suele haber una o dos velas, además de otras cosas del círculo.

No es necesario llevar a cabo el encantamiento en el altar, pero ayuda a tener más concentración.

Un altar personal refleja la propia senda espiritual y los significados que se atribuyan a los elementos incluidos; tu altar siempre es un espacio dedicado a lo que tú personalmente consideras sagrado.

Relacionados